lunes, 21 de marzo de 2011

SUEÑO: La Loba se revela



Ella vino
a cazarme; a ella también la arrastraron acá abajo
atada como una presa. Y después, libre,
la cazada se volvió cazadora. Vino


por laberintos de piedra que gastaron sus pasos, vino
al trueno asombroso & al tambor de su
Nombre, el MANTRA DE LA LOBA, resonando
entre los muros planos de laja
           las huellas
                  los pasos de la Loba
                                     la Loba
tamborileaban. Vino a cazar, pero no me quedé
a que me cazara. En lugar de eso
me fui.                          en silencio
Con los chicos a la rastra.


ella vino, siguió, no me
persiguió.
                   Caminó con paciencia detrás de mí como un
perro callejero. Vino a cazar, anduvo
                    por ese piso de piedra gastada
siguiéndome de cerca, uno o dos

                                                  pasos atrás.

Me di vuelta para enfrentarme
                       para enfrentarla
                                                     a Ella:
                                                               con el aro de piel
acentuando lo puro de su cabeza.
ella-la-que-debió-haberme-devorado
se quedó ahí, paciente
                                        reconociblemente
diosa.
             Protectora
 gran bestia mística de los bosques de Europa.
guerrera verde, vigía.
                                        perra mansa y guardiana
c/ quien dejar a los hijos.
                            Madre & hermana.
                            Yo misma.






                                  





Versión en castellano de Sandra Toro

©DIANE DI PRIMA (LOBA, Penguin Books, 1998).