lunes, 21 de marzo de 2011

Ella se acostó...



Ella se acostó
sobre la estera de paja
en el cuarto caliente
pensando en el amor
toda la tarde, mejor dicho,
acordándose, sin pensar
en nada. No había viento.
Voces de chicos en la calle.
Con el sueño en los ojos, se acostó
un poco absurda, la cinta del pelo torcida,
soñando despierta, con una sonrisa tonta
en los labios, y las piernas
de par en par.














Versión en castellano de Sandra Toro

©DIANE DI PRIMA (LOBA, Penguin Books, 1998).