lunes, 21 de marzo de 2011

AVE


Oh hermanas perdidas de la luna
con la medialuna en el pelo y el mar bajo los pies deambulan
de azul velo, de hoja verde, de andrajoso chal deambulan
con la piel de oro y la cabellera en llamas deambulan
en la Avenida A y en la calle Bleecker deambulan
en la calle Rampart y en la Fillmore deambulan
con tiara de flores, con aliento enjoyado deambulan

       huellas
              brillante madreperla
                                            detrás
       ojos de feldespato 
              y en ellos, la luna creciente

con guantes, con sombrero, en harapos, con pieles, con cuentas
bajo la luna menguante, con el pelo suelto bajo la lluvia negra
aullando con los perros vagabundos, silbando en los portales
sombras son, que caen sobre cruces y carreteras


a pie deambulan
escupiendo deambulan
musitando y llorando deambulan
viejas y hablando solas
con los ojos perdidos deambulan
calientes para un amor de paso deambulan
llorando a sus muertos

                          desnudas caminan
                          envueltas en largas batas caminan
                          amortajadas caminan

                          caminan para atrás

                                                         hambrientas
                                                         hambrientas
                                                         hambrientas


                                                       chillar las oigo
                                                       cantar las oigo
                                                       maldecir las oigo
                                                       rezar las oigo


se acuestan con el unicornio
se acuestan con la cobra
se acuestan en el pasto seco
se acuestan con el yeti
rozan las largas vergas de los sátiros con sus lenguas

     están armadas
     conducen carruajes 
     se alzan sobre mí
     son pequeñas
     se acurrucan en las laderas
     a resguardo del viento

preñadas deambulan
descalzas deambulan
golpeadas por borrachos deambulan

     matan en mesas de acero
     paren en camas negras
          el feto que arrancaron se endurece en la nieve
          y se alza como la luna nueva
          mientras gimen en sueños


desenterrando ñames deambulan
pidiendo droga deambulan
jugando con los pájaros deambulan
picando piedra deambulan


recorro la larga noche buscándolas
trepo a la cresta de las olas buscándolas
duermo en la pradera, golpeo puertas de piedra
gritando sus nombres

son el coral
son el lapislázuli y la turquesa
su cerebro se enrosca como un caracol
danzan en las colinas

     mujer de dura esencia, vos girás
     bailás en los subterráneos
     te revolcás en los monoblocks
     los niños chupan de tus pezones

Sos la colina, la forma y el color de la planicie
sos la carpa, la tienda de cueros, el hogan
la toga de búfalo, el quilt, el tejido afgano
sos el caldero y la estrella vespertina
te alzás sobre el mar y montás la oscuridad

Yo me muevo en tu interior, enciendo el fuego
hundo mi mano en vos y como de tu carne
sos mi imagen del espejo y mi hermana
desaparecés como humo en las colinas brumosas
me llevás a caballo por el bosque del sueño
gran madre gitana, apoyo mi cabeza en tu espalda



soy vos
y debo convertirme en vos
he sido vos
y debo convertirme en vos
soy siempre vos
y debo convertirme en vos


        ay-a
        ay-a ah
        ay-a
        ay-a ah ah
        maya ma maya ma 
        om estrella madre
        maya ma ah


                                                  





Versión en castellano de Sandra Toro

©DIANE DI PRIMA (LOBA, Penguin Books, 1998).