martes, 9 de agosto de 2011

PERSÉFONE: Repetición



una “vida” no es más real que la otra

no es en la “desfloración” que

florecemos: siempre estuvimos



ahí, en el  límite fluído del Hades

continuamente brotando hacia la vida & la muerte

esta es la patria de la madre co-emergente

esta es la hija de dieciséis, furiosa y lista



ni la hija separada de la madre es

fruto sin fruto; una dulzura

sólo conocida en la fuente donde el manantial

se bifurca

se vuelve él mismo

donde fruta & semilla & flor danzan por igual

intercambiando formas      intercambiando esencias



no hay cuchillo que pueda amputarme de ella

donde bajo a sangrar, a nacer, a morir








DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998)
(Las versiones en castellano son mías)











viernes, 5 de agosto de 2011

Si no caes en sus manos...

como pan, ella cae


como acero sobre tu corazón. La carne


sabe mejor que el espíritu para qué


tiene ojos el alma ¿Acaso ella hundió


sus raíces en tu abrevadero?¿Acaso mira


desde tu cabeza c/ sus ojos de loba?



















DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998)
(Las versiones en castellano son mías)









jueves, 4 de agosto de 2011

Mira cómo cuelgan...

las tetas de la anciana 


sobre ese cuerpo joven y ágil, reconoce


en la calavera que lleva en su mano, la tuya. Ella se come


tus ojos & después tu cerebro....






***



Silencio, la joven vieja

te toca, ella es áurea, lleva

una gorra de la que crecen

enredaderas. Su lengua tiembla

en las comisuras de su boca. Dice:

"El oro blanco

casi invisible está hecho

del metal amarillo-rojizo, es 

el Eslabón." Los cadáveres

salen de su cuerpo, dobles 

de plata, cobre y hierro. Brillando. Lamen

sus labios. Flotan. Sus ojos muestran

las aguas que separan una selva, sus brazos

son enredaderas en torno tuyo, su lengua

crece en tu boca. Ella clava

un dedo hondo en tu sexo.









DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998)
(Las versiones en castellano son mías)












martes, 2 de agosto de 2011

Mira a la joven negra y desnuda...

que monta un muerto blanco. Con su pelo 


engrasado lo azota & él vuela


por el aire humeante. Con la mano 


cubriéndose la boca, devora carne


que apesta, las serpientes se enroscan


en sus tobillos. Su mano 


toca la tierra (húmeda). Su mano


agita una sonaja, y ríe, sus colmillos


destellan rojo & blanco, engastados


c/rubíes.

















DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998)
(Las versiones en castellano son mías)













lunes, 1 de agosto de 2011

Señales...

¿Ella ondea en el viento


con la nariz montada en los cauces


de los siete rayos, los planetas


vibrando en su cerebro y en los


canales retorcidos de sus vísceras? 


Recta como sus ojos podría ser 


su columna, pero se curva, ella la curva


en torno de la maleza, y se acuesta


al sol.








***






Mira como se arrastran sus tetas contra el suelo.


Ella las pisa. Y baaaaala.


Gime como una vieja cabra negra a la espera


del golpe del hacha. Siente rodar la cabeza


sobre la tierra húmeda, brotar la sangre (fuente)


del cuello, firme como una columna.



Mira su danza.

















DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998)
(Las versiones en castellano son mías)












domingo, 31 de julio de 2011

¿Es ciudad?..

que es portal lo sabemos


& que lo fue, pero ¿el camino


pavimentado de piedras blancas? 


Le lastima las patas, la ciegan


las luces yaunque lo sabe, sigue.


Su cerebro es una cúpula revestida


de porcelana blanca. Ella vuela


hasta él en escoba, en áureo plato


o calendario de mandala, y se sienta


con la cola enroscada 


sobre sus pulcras patas blancas....


















DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998)
(Las versiones en castellano son mías)















jueves, 28 de julio de 2011

Quién podrá describir el triunfo...

brotando de su piel, o las sinfonías


que el viento llevaba hasta su nariz delicada?


¿Y su andar, gracioso pero nunca felino


con los hombros moviéndose al atravesar


la maleza, el rocío de los helechos


mojándole las tetas, sus ladridos


breves y claros?






***


Y si se inclina, eternamente, sobre las mesas

sobre las mesas de madera de las fábricas, 

haciendo crucifijos de plata, esta vez,

incrustados con azabache & nácar, 

al alzar la cabeza

encontrarás sus ojos.... 






DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998)
(Las versiones en castellano son mías)