miércoles, 30 de marzo de 2011

& dondequiera que estés me encontrarás


acero del vientre de Aries.
O fuego frío que juega
sobre el mar.
cerda blanca mascando bellotas en los camposantos donde las
raíces de roble envuelven los huesos polvorientos de los devas.
Allí, chupa de mis pezones. Crucifícame
en tu escritorio como a un escarabajo. Cabecea
en la música susurrante de los lagartos, reconoce
las epopeyas que murmura el liquen, lee las ramas
& las hojas que caen.


Nutre mi vida con cuarzo & alabastro
& de una vena de mi pierna bebe mi sangre.
Te relincho, te hociqueo, exploto
                                      tu mito verdadero.
Repto viscosa desde una caverna de tu corazón
Siseo, escupo oráculos frente a tu puerta
en una lengua que habías olvidado. Deshago
el rollo de tu desespero, y envuelvo a tus hijos en él.

Por eso me amas.
Por eso
me buscas en todas partes

Porque te di manzanas fuera de estación
Porque muerdo en los límites de la luz











Versión en castellano de Sandra Toro


©DIANE DI PRIMA (LOBA, Penguin Books, 1998).