lunes, 21 de marzo de 2011

CORONACIÓN



Me he desdoblado de este cristal que florece
para saltar
a la seguridad de la rosa de hierro

el hijo implacable pone el peso metálico
sobre mi cabeza inmaterial

oh él es real, es ahora cuando
me transformo en una aparición
                        monótonas, mis lágrimas caen
por las esferas
                        de cristal concéntricas
                                                           que nacen
a mis pies

y yo me paro sobre esas estructuras de sonido angélico
sola como cualquier mujer ante su puerta
bajo la lluvia. . . .



1.

El dolor de las alas no es nada
        comparado con el de la corona
que aprieta mi 3er ojo

¿ es su pequeña iglesia la piedra
        sobre la que zozobro?
¿tengo que quedarme quieta mientras
          las estrellas se precipitan
hacia la oscuridad?

Monumental. Carezco
hasta de la gracia de esa chica
que se entregó a los ángeles.
De los miembros flexibles de mi vuelo
a través del desierto egipcio



2.

Oh esferas de cristal imperfectas
            que prometen perfección
eternamente.
Se comen mi gozo, mi corazón:
estos globos despiadados
devoran salvadores
  (si Cristo es una paloma
  lo cocinan & se lo comen)

Tipareth hecho polvo
        sangre & hueso
no tiñen
               su claridad
         (enganchan las alas)
La corona está hecha a su imagen:
forjada en ángeles derretidos

detrás, en negro entorno
   Lucifer triunfal
entre las estrellas que se expanden.




3.

Este es el final de mi danza
    en la escalera del templo
Derviche de ocho años que pensó
    sacudir la piedra
con lo feroz de su gozo virginal
Oh voy a estallar

A emerger
A beber ahora
    la leche de las estrellas
    & a frotarla sobre mi piel
                    como ungüento sabático

Voy a volar
sin escoba, sin armas, sin estar pronta
                    Voy a volar








Versión en castellano de Sandra Toro

©DIANE DI PRIMA (LOBA, Penguin Books, 1998).