lunes, 4 de abril de 2011

¡GUARDAVIAZ!




Si otra vez te paraste enmarcada por la ventana
        & el vidrio
apenas reflejó las olas de una
        Bahía distante.
                                  Sin niebla de
        horror ni de pasión ni
        de culpa.          Con el aullido de los espíritus-zorros
en el cañón sin límites.    Si te paraste
en un puente, muda, desarmada
si los que parloteaban en los árboles altos
                                              eran monos
o ranas-toro cantando mientras la niebla
ocultaba a la luna.
                         Si pudiera recobrar
la inocencia de la plata de tu brazalete

         nos detendríamos
         solo para escuchar los pasos
         te acostaría
         en ese borde
donde la lujuria es ceniza / & el deseo
pone hueso contra hueso.

                                                Señora, ¿quién sos?
¿Por qué me lamento
durante horas en jardines pintados donde drogas fragantes
deben haber aguzado nuestros sentidos?








Versión en castellano de Sandra Toro

©DIANE DI PRIMA (LOBA, Penguin Books, 1998).