domingo, 1 de mayo de 2011

PARTE DE LAS MIL FORMAS DE DECIR ADIÓS




(Psique a Amor)






Adiós a las alas de la luz delineadas
claramente bajo las estrellas, a los rieles
oxidándose bajo la luna


quién eres en realidad


con los ojos 
arqueados como por un peso tremendo


te vi, pequeño
y encorvado
entre las manchas del bosque


adiós
a las espadas que llevamos brillantes
o melladas & sucias
contra el cielo de cobalto       a los últimos
damascos pardos del verano
llenándonos la boca 
al brocado de
las monturas deshilachándose,
               al viento
que arranca las cuerdas
y las plumas
del sombrero de terciopelo  a la sonrisa rápida
en los jardines formales
a tu voz
                visible
una sombra vista a la luz
del mediodía


                          a los canales de Venecia
                          a los callejones dentados de París
                          a los techos
                          & al puerto húmedo de Génova              a las calles de piedra
                          arqueadas sobre nuestras voces en
                          Boloña                          a la mancha
                          de sangre            &           lágrimas                     al escupitajo
                          de los asnos


adiós
a mi vida        (porque tú eres
   mi vida           o de algún modo
mi memoria)
                            Me han dicho
que no tarde
                            vuelo
hacia la nieve                       o el sol
para mí
toda luz es fría                     & el fuego
está en la carne
                                  & en la piedra
en la danza plena
de sentidos enlazados        soy


tuya pero
adiós
a tí              & a mí misma
desenroscándome en el viento
de mi prisa                           debo


obedecer                            seguir
la torre de papel
se desmorona                    adiós
también al bosque tibio        &
al incienso del santuario       & al cántico    Me
dijeron que vaya pronto            no estoy segura


si a la muerte
o a una vida más allá















DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998) 
(Las versiones en castellano son mías)