martes, 10 de mayo de 2011

INANNA: La Epifanía






Antes de los días primeros, cuando nadie numeraba las lunas
Antes de las noches primeras, cuando nadie nombraba las colinas
Cuando nadie cartografiaba los ríos, ni se hacía a la mar


De las estepas, vino
Del paraje de los pastos altos,
Del desierto interior, vino
Montaba un león


Llevaba fechas, flechas
Montaba un león
Una espada llevaba, un mayal*
Y la vara de medir


Con los rayos del sol sobre su espalda
Sobre su espalda
Ella llegó al mar





INANNA (Ishtar): diosa del amor, el sexo, la belleza, la fertilidad y la guerra. Junto con Shamash y Sin, miembro de la "Tríada semita" de dioses con relaciones celestes que se incorporó al panteón mesopotámico desde el Periodo Acadio. Diosa muy popular entre todos los pueblos semitas, también conocida en otros lugares como Anat, Astarté o Teshub. Aparece en muchos relatos de la época, como el del pastor Dumuzi o la epopeya de Gilgamesh. En una tradición aparece como hija del dios de la luna, Nanna, pero otras la hacen hija de Enlil o Enki. Su hermana es la diosa del Inframundo, Ereshkigal. Astronómicamente se la identificaba con el planeta Venus, relación que fue traspasada a la mitología grecolatina. Representada mediante una estrella de 8 o 16 puntas, una flor, un león o una mujer, a veces desnuda. 

*Un mayal de armas es el arma contundente que proviene de la herramienta campesina que, compuesta de dos varas asidas, servía para desgranar cereales.Fueron signos de autoridad y justicia, por ejemplo, el cetro egipcio llamado nejej era, y esto es poco probable, un mayal modificado (simbolizando la autoridad sobre la tierra y las cosechas; o, mejor, un flagelo espantamoscas de ganadero (en alusión al liderazgo del pastor sobre el ganado). Normalmente iba asociado con otro cetro, el heka, que originalmente era un utensilio de pastor en forma de cayado, y también símbolo de poder.







DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998) 
(Las versiones en castellano son mías)