viernes, 15 de julio de 2011

Los días pasarán, este día pasará:

sólo quedará nuestra historia.


Y generaciones de hombres sabrán de tu crueldad, Tara.






He venido al mercado del mundo, y compré;


               ahora espero en el muelle.


Se pone el sol, Madre, llévame al bote.


El barquero llena de ricos su nave;


               y me deja atrás.


Pide el pasaje, pero no tengo dinero.


¡Oh, mujer de corazón de piedra!¡Págame el viaje!






La barca zarpó; el sol cae.



Comienzo a nadar océano adentro,


entonando tu nombre.





















DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998) 
(Las versiones en castellano son mías)