lunes, 18 de julio de 2011

¡Cómo la arrastró al placer!

Ella cambió


el hielo vacilante por la luz de las velas para verlo


inclinar su cabeza c/el peso 


de cuernos invisibles. Un papel 


que se cansó de interpretar. En el ojo 

de su mente se vió trotando sobre Europa


desnuda & echada en las playas, presidiendo


las fiestas gitanas. Brilló


blanca & negra como un ópalo


                                                elusivo. ¿Quién iba


a limpiar mierda de burro de su pollera, o a lamer


de sus pies el alquitrán de la playa junto a los parpadeantes


mares grises del norte? Ella agitó sus manos 


                                                 a la luz de las velas,  


sonaron sus anillos, se movió, y su rostro, su boca, su voz


cayeron sobre él como agua














DIANE DI PRIMA (de "Loba", Penguin Books, 1998) 
(Las versiones en castellano son mías)